Cómo guardar botas

consejo botas

Si te has comprado unas y no sabes que hacer con ellas cada vez que te las quitas aquí tienes las claves para conservarlas correctamente

Las botas over the knee ya se han perfilado como el calzado de tendencia esta temporada. Aunque pueden parecer difíciles de combinar, ya te explicamos que, en realidad, son aptas para muchos looks. Quedan bien con vestidos mini, jerséis largos e incluso en los looks de invitadas. Lo que quizá no es tan sencillo es saber cómo guardarlas. ¿Extendidas? ¿Dobladas y en una caja? Si tú también has caído y te has comprado un par, seguro que después de la primera puesta te preguntaste cuál era la mejor forma para evitar que se estropeen y duren en perfectas condiciones durante más tiempo.

Buscar ideas en Instagram o visitar virtualmente la tienda de moda Vigoree en León no resulta demasiado revelador. Las influencers suelen disponer de armarios de gran tamaño, preparados expresamente para almacenar calzado; unos muebles que no es común tener en casa. O bien tienen espacio suficiente para guardarlas las inmensas cajas en las que las botas quedan perfectamente estiradas.

Cuélgalas con perchas

Mónica Rucabado, directora de la firma de zapatería femenina Alma en Pena, nos explica que, en realidad, guardar unas botas altas no es tan difícil ni requiere tantísimo espacio. “Lo ideal es colgarlas con una percha con pinzas de las que se usan para pantalones o faldas, de esta forma permanecerán siempre estiradas”, nos explica. Si optas por esta opción, lo ideal es que las cubras con un plástico o una bolsa para evitar que manchen tu ropa.

Tumbadas con una caña en el interior

“También existen en el mercado unos tubos que se meten dentro de la bota y hacen que la caña permanezca recta”, nos explica Mónica. Son muy buena opción si tienes espacio para almacenarlas de pie, como suelen hacer las influyentes, o si puedes conservarlas en horizontal, unas sobre otras, en una caja.

Dóblalas sobre sí mismas

El tercer método es colocarlas en el zapatero doblando la caña sobre si misma, teniendo cuidado para que no se arrugue. Te aconsejamos que lo hagas cada vez en una dirección diferente para que no se estropee su forma o se queden con arrugas. Y si no utilizas tus botas over the knee con demasiada frecuencia, muévelas de vez en cuando para evitar esos mismos problemas.

.